Escándalo tras escándalo

Por: Felipe Zuleta Lleras/elespectador.com

ESTA SEMANA DE PASIÓN, POR DECIR lo menos, fue realmente dura para el gobierno del expresidente Álvaro Uribe, algunos de sus funcionarios y otras personas del círculo cercano al exmandatario.

El domingo arrancó con la exclusiva de este diario al haber sido escogido en Colombia para publicar los Wikileaks y la pésima impresión del gobierno americano sobre el gobierno de marras.

El lunes la Corte Suprema de Justicia —en una decisión ejemplar— condenó a 90 meses de cárcel al primo de Uribe por sus vínculos con los paramilitares. Ese mismo día la fiscal general, Vivian Morales, imputó cargos a 22 personas, entre particulares y funcionarios públicos por el caso de Agro Ingreso Seguro. Esta decisión muestra claramente que la fiscal no piensa tener ninguna consideración, como debe ser, con la corrupción. Por ahora arrancó imputándoles cargos a algunos funcionarios de segundo nivel, un exviceministro y sus subalternos. Serán ellos los que deban contarle a la justicia de dónde provenían las órdenes para otorgar los créditos y a quién se le ocurrió el tema de los fraccionamientos de los terrenos para beneficiarse indebidamente de los recursos del Estado.

El miércoles, en primicia, la FM de RCN reveló las investigaciones que sigue la Fiscalía por el escandaloso caso de la desmovilización de un supuesto frente de las Farc, y que involucran directamente al excomisionado de paz Luis Carlos Restrepo. Ya se sabe que el Gobierno disfrazó de guerrilleros a un grupo de personas, les entregó unas armas, financiadas por un narcotraficante, y los benefició con recursos públicos para hacerles creer a los colombianos que la lucha contra las Farc era un éxito.

Igualmente debieron presentarse ante la Fiscalía los promotores del referendo para responder por varios delitos que en su momento fueron denunciados por Daniel Coronell, a quien la justicia y los órganos de control le han dado la razón en cada una de sus investigaciones.

Por cuenta de los Wikileaks el jueves nos enteramos de que el exasesor José Obdulio Gaviria presionaba a los funcionarios para que chuzaran, como lo sostuvo el exdirector del DAS Andrés Peñate. Eso generó una reacción del primo de Pablo, que calificó al ex-DAS de traidor. Ese día oímos a alias El Tuso Sierra relatando cómo aportó dineros a la campaña de Uribe.

Y el viernes otra vez en primicia de la FM, que dirige Vicky Dávila, nos enteramos de que la Contraloría General embargó los bienes de los exministros Arias y Fernández y otros 17 funcionarios por unos multimillonarios contratos de publicidad.

Dos conclusiones contundentes resultan de las noticias de esta semana: la primera que la contralora Morelli y la fiscal general Morales le están respondiendo al país en lo que tiene que ver con sus investigaciones y, la segunda, que los hechos están demostrando que el gobierno del expresidente Uribe es, de lejos, el más corrupto que ha tenido el país.  ¡Y esto apenas está comenzando! >Ω

Twitter @fzuletalleras