AI: La pobreza es la peor crisis de derechos humanos en el mundo

 

Según cifras de Amnistía Internacional, 1,300 millones de personas no tienen acceso a una asistencia médica básica, 2,500 millones no tienen acceso a servicios sanitarios adecuados, y por ello mueren cada día 20,000 niños y niñas.

Amnistía Internacional (AI) indicó que es necesario que Argentina modifique su perspectiva sobre los derechos humanos, afirmó que Guantánamo es una «aberración» y sostuvo que Haití es «un Estado lastrado».

Pero su mayor preocupación son los más de 950 millones de personas que se van a dormir cada noche con hambre y los 1,000 millones que viven en asentamientos precarios.
«La pobreza es la peor crisis de derechos humanos», afirmó Julio Montero, presidente en Argentina de AI, organización que está presente en 150 países y que cuenta con más de 2.2 millones de miembros y activistas.

«En la región podemos ver que hay una terrible desigualdad. Sudamérica es uno de los lugares del planeta con mayor diferencia entre los que más y los que menos tienen», sostuvo Montero, en una entrevista con dpa.

Según cifras de AI, 1,300 millones de personas no tienen acceso a una asistencia médica básica, 2,500 millones no tienen acceso a servicios sanitarios adecuados, y por ello mueren cada día 20,000 niños y niñas.

«Hay millones de pobres en todo el mundo, y ser pobre no es un concepto. En muchos casos implica una vida desperdiciada, una persona que no puede concebir un plan de vida y desarrollarlo», se lamentó.

«Lo que sucede en Haití, por ejemplo, es una gravísima crisis de derechos humanos. Hay cientos de miles de personas que no tienen acceso a las condiciones más básicas para poder subsistir», aseveró.

«En términos de política internacional, Haití es un Estado lastrado, que no tiene capacidad para atender los reclamos de su población. Cuando pasa eso, se generan responsabilidades de segundo orden y la comunidad internacional es la que tiene la obligación de atender esa situación», observó.

En ese sentido, Montero señaló que es «fundamental» que Argentina tenga un cambio cultural en la perspectiva de los derechos humanos. «Tenemos que separar la idea de que tienen que ver exclusivamente con centros de tortura, cárceles o desaparición de personas», explicó, a la vez que aclaró que AI celebra los avances que tuvo el país en materia de derechos civiles y políticos. «Los juicios por los crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar (1976- 1983) son muy importantes», puntualizó.

«Pero los derechos humanos también son el acceso a la educación, el agua, a la salud o a la vivienda. Estos son los grandes problemas de derechos humanos que vamos a tener en el futuro, sobre todo en la región», aseguró el presidente en Argentina de esta ONG internacional, que además se mostró preocupado por la situación en Guantánamo.

A nueve años de los primeros traslados al centro de detención estadounidense, donde 174 hombres aún continúan encerrados, AI instó a que se ponga fin a la reclusión indefinida sin juicio.

«Lo de Guantánamo es una aberración con todas las letras a los derechos humanos. Es un centro de detención clandestino que aplica a las personas torturas y malos tratos de toda índole. Todo el mundo sabe que existe, pero los que están ahí no saben por qué están detenidos. No tienen causas judiciales, ni abogados que los defiendan. No saben cuánto tiempo más van a estar ahí. Es una vergüenza para la humanidad y viola todas las normativas del derecho internacional», apuntó Montero.

«Es algo que no puede pasar. El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se había comprometido a cerrar Guantánamo pero no cumplió. Él recibió el Premio Nobel de la Paz, es uno de los principales líderes mundiales y tiene una enorme responsabilidad de promover los derechos humanos en el mundo», indicó.

El presidente de AI comparó la situación con lo sucedido en Argentina durante la última dictadura militar, donde unas 30,000 personas desaparecieron, según cifras que manejan diferentes organizaciones de derechos humanos.

«Lo que está haciendo Estados Unidos es lo mismo que hacía el gobierno militar en Argentina. Desaparece gente y la tortura. Y todos lo sabemos. Sabemos que está mal, pero sigue ahí», dijo.

http://www.laprensagrafica.com

SC.