Bolivia convoca a Latinoamérica a apoyar en ONU autorización del uso tradicional de la coca

Foz de Iguazú, BRASIL 17 dic (ABI).- Bolivia convocó el viernes a las naciones latinoamericanas a apoyar en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la aprobación de una resolución que autorice el uso tradicional de las hojas de coca.

El presidente Evo Morales manifestó que la Convención de la ONU firmada en 1961 insta a acabar con el consumo tradicional de la coca en un plazo de 25 años.

Señaló que cuando casi se ha cumplido ese plazo, en forma paralela se ha consolidado la importancia para los pueblos el uso tradicional de la hoja de coca mediante el masticado, conocido en Bolivia como el «Pijcheo» y en Perú como el «Caccheo».

El Jefe de Estado aclaró en el foro internacional de la Cumbre del Mercado Común del Sur (MERCOSUR) que es necesario aclarar las veces que sea necesario que no hay que confundir la coca con la cocaína.

«Desde esa Convención, firmada hace 50 años, no se ha podido acabar con el consumo tradicional de la coca, por lo que es justo introducir una Adenda a ese documento reconociéndolo como legal, subrayó.

El Jefe de Estado explicó que la hoja de de coca se consume en varios países, no solamente en Bolivia, Perú y Ecuador.

Dijo que, por ejemplo, en el norte argentino hay un importante consumo de esta hoja milenaria, más que en Bolivia y Perú. Anotó que curiosamente «es ilegal la exportación de hoja de coca boliviana a Argentina, pero es legal su consumo en ese país».

Agregó que a ello se suma que los últimos años han sido descubiertas las propiedades medicinales que contiene la hoja de coca.

Morales anotó que, por ejemplo, se ha establecido que la mejor forma de combatir la diabetes es con el consumo de coca, ya sea mediante la masticación o las infusiones.

«En Bolivia, dos mis ministros, los de Educación y de Obras Públicas, usan coca para recuperarse de la diabetes», afirmó.

Informó que en Bolivia han comenzado a ser elaborados productos medicinales en base a la hoja de coca para enfrentar algunas enfermedades.

«Gracias a la cooperación de Venezuela, hemos instalado una pequeña industria de productos alternativos de la coca, sean medicinales, de belleza y otros, con el fin de que sean benéficos para la humanidad», indicó.

Morales resaltó igualmente la necesidad de que las naciones latinoamericanas impulsen programas conjuntos de lucha contra el narcotráfico, a fin de evitar la injerencia de Estados Unidos, cuya estrategia, más que combatir al delito, es imponer su hegemonía y políticas en las naciones en la región y con  la mira puesta en los recursos naturales.