Miles de argentinos reclaman justicia para manifestante asesinado

Buenos Aires, 21 oct (PL) Miles de argentinos desbordaron hoy la emblemática Plaza de Mayo y sus alrededores para exigir juicio, castigo y cárcel para los responsables y cómplices del asesinato de un joven militante del Partido Obrero ocurrido ayer.
Un documento conjunto leído desde una improvisada tribuna demandó además la reincorporación y pase a planta permanente de los trabajadores despedidos del ferrocarril Roca, así como el fin de la tercerización laboral.
Al convocar a la manifestación de repudio al crimen de Mariano Ferreyra, de 23 años, el Partido Obrero (PO) indicó que éste se inscribe “en una escalada que se expresa en el procesamiento de luchadores y activistas obreros, e inclusive en la existencia de presos políticos del campo popular”.
Señaló asimismo que los trabajadores despedidos de empresas contratistas ferroviarias que ayer reclamaban su reincorporación fueron atacados a mansalva por una “patota” (pandilla) armada perteneciente a la cúpula de la Unión Ferroviaria.
El PO aseveró también que el violento ataque se produjo “en una zona liberada por la Policía Federal, lo cual plantea la responsabilidad del gobierno nacional”.
Además de la muerte de Ferreyra, el trágico enfrentamiento dejó como saldo otros dos militantes del PO heridos de bala, entre ellos una mujer de 56 años, quien se encuentra con riesgo de vida y pronóstico reservado.
La presidente Cristina Fernández expresó anoche su más enérgica condena por tales sucesos y aseguró que los órganos competentes trabajarán “muy fuerte” para identificar a los autores materiales e intelectuales del crimen.
Admitió por otra parte en su página de Twiter que “me llama poderosamente la atención el desarrollo de los hechos” y consideró inaceptable que un reclamo (justo o injusto), pretenda resolverse a los tiros.
El ejercicio de la libertad y el respeto a la de los demás nos da el derecho a participar y la responsabilidad de hacerlo sin violencia, consideró.
Hoy, la jefa de Estado aseveró que “hay algunos que hace mucho tiempo buscan un muerto en la Argentina”, y como no lo pueden lograr por la política de no represión del gobierno nacional, recurren a “bandas” para alcanzar ese objetivo.
Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo atribuyó la muerte del joven militante partidista a “una mafia asesina” que -dijo- ha recurrido otras veces a estos métodos.
asg/mpm/jh

Anuncios