Néstor Kirchner, ingresado de urgencia por un problema cardíaco

  • El ex presidente ha sido sometido a una angioplastia, una intervención cardíaca similar a la de febrero

  • SOLEDAD GALLEGO-DÍAZ – Buenos Aires – 12/09/2010

El ex presidente Néstor Kirchner ha sido internado de urgencia en una clínica de Buenos Aires para ser sometido a una angioplastia, es decir la apertura de una arteria coronaria total o parcialmente ocluida. Según el parte médico, la operación se realizó satisfactoriamente y Néstor Kirchner fue trasladado poco después a una sala de Cuidados Intensivos para vigilar su evolución. A su lado se encuentra su esposa, Cristina Fernández de Kirchner, actual presidenta de Argentina

Kirchner fue sometido a una intervención similar el pasado mes de febrero  , cuando fue internado en la misma clínica De los Arcos, en el barrio de Palermo, víctima de una «patología coronaria». Entonces se trató de un problema relacionado con la arteria carótida derecha. El político peronista se recuperó rápidamente y se reincorporó con normalidad a su trabajo habitual.

En esta ocasión, y según testimonios recogidos por las televisiones locales, el ex presidente sufrió un fuerte dolor y fue trasladado a un centro de urgencias donde se le practicaron algunas pruebas y se recomendó su inmediata intervención. La operación quirúrgica se realizó finalmente en la clínica porteña mencionada. Poco después de conocerse la noticia acudieron al sanatorio varios amigos y familiares del matrimonio, quienes aseguraron que Néstor Kirchner estaba ya consciente y «de buen humor».

El ex presidente tenía previsto participar el próximo martes en un acto multitudinario en el Luna Park de Buenos Aires, organizado por las juventudes peronistas, que ha quedado lógicamente suspendido. Néstor Kirchner viene realizado una incesante actividad política en las últimas semanas, en las que se han recrudecido los enfrentamientos con la oposición y con algunos medios de comunicación. Se ignora si sus repetidos incidentes coronarios le obligaran a reducir en las próximas semanas o meses su presencia en actos públicos. «Estamos todos muy tranquilos», aseguró, sin embargo, un dirigente del Partido Justicialista, que él preside.