Despidos masivos desencadenan batalla campal entre trabajadores y policía en Bélgica

despidos-bélgica_revoluciontrespuntoceroEste martes, miles de trabajadores de la industria del acero salieron a las calles de Namur, en el sur de Bélgica, en protesta por el cierre de la fábrica ArcelorMittal, con una plantilla de 1.300 empleados.
Los trabajadores calificaron como “tragedia social” el cierre de una de las plantas de coque de ArcelorMittal, mientras que la empresa atribuye la medida a la caída de la demanda europea entre 8% y 9% durante 2012, reseñó Hispan TV.
La planta del principal productor de acero del mundo, ubicada en Lieja, capital belga, funcionaba desde 1970 con cerca de 30.000 trabajadores. En 2005, la reducción de la plantilla fue a 5.000 trabajadores.
Se trata de la segunda oleada de despidos masivos ejecutada por una empresa en Bélgica en los últimos seis meses, luego de que el pasado octubre fuera anunciado el despido de 4.300 trabajadores por el cierre de Ford Europa en Genk.
La empresa automotriz, radicada en el este del país, se trasladará a Valencia, España, al alegar “sobrecapacidad productiva por la reducción de más de 20% de la demanda para toda la industria del automóvil en Europa occidental desde 2007″.

Batalla campal

Pese al importante dispositivo policial desplegado, la manifestación, que se desarrolló inicialmente de manera pacífica, degeneró en un enfrentamiento entre las fuerzas policiales y los trabajadores que se saldó con cinco agentes heridos, uno de ellos grave, y varios manifestantes lesionados, según los medios de comunicación belgas.
De acuerdo con la Agencia Belga, un trabajador tuvo que ser ingresado en un hospital con un hombro dislocado.
Según la radiotelevisión pública francófona de Bélgica (RTBF), algunos trabajadores, armados con barras de hierro, lanzaron diferentes objetos como piedras y pintura a los antidisturbios, que emplearon gases lacrimógenos y cañones de agua a presión para dispersar a los manifestantes.
Un helicóptero sobrevolaba el área, donde algunos manifestantes rompieron los escaparates de varios comercios.
ArcelorMittal lamentó que se haya habido heridos en la manifestación, según la Agencia Belga.
“Sabemos que nuestro reciente anuncio con respecto a Lieja es difícil para muchos de nuestros interlocutores, pero no aprobamos la violencia”, señaló, al tiempo que prometió “hacer todo lo posible para encontrar, con todos los trabajadores, una solución aceptable para todas las personas afectadas”.
El gobierno valón lamentó los incidentes pero recalcó tras el encuentro con los representantes laborales de ArcelorMittal que no debe haber “ninguna duda” de la determinación común de ambas partes de encontrar una solución para los empleados afectados por los despidos.
“Estamos preparados para una prueba de fuerza y no se descartará ninguna solución en el seno del grupo de trabajo especial, que tendrá como misión buscar un comprador”, señaló el presidente de la región francófona de Valonia, Rudy Demotte.
About these ads

Los comentarios están cerrados.