Gobierno y guerrilla colombianos en segundo receso de diálogo de paz

La mesa de conversaciones de paz instalada en Cuba por el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) entra hoy en el segundo receso desde su instalación hace una semana.
En sintonía con lo informado a propósito de los diálogos que buscan poner fin a más de medio siglo de conflicto armado, corresponde el alto luego de tres días de sesiones en el habanero Palacio de Convenciones, donde las pláticas tuvieron el pasado jueves su primer receso.Según explicaron a Prensa Latina fuentes cercanas al equipo del Gobierno en la mesa, no se trata de un descanso, sino de un mecanismo propio de las conversaciones para que las partes realicen sus evaluaciones y consultas.

El lapso de 24 horas previo a la reanudación del acercamiento que tiene a Cuba y Noruega como garantes sigue a una jornada que dejó el primer anuncio conjunto desde la instalación del diálogo, hace hoy una semana.

La víspera, los representantes del Gobierno y de las FARC-EP emitieron un comunicado que crea un espacio para la participación ciudadana en el proceso destinado a terminar décadas de enfrentamientos con miles de muertos, la mayoría civiles, y millones de desplazados.

Se trata de un foro previsto en Bogotá del 17 al 19 de diciembre sobre políticas de desarrollo agrario integral.

De acuerdo con el texto, la mesa solicitó a Naciones Unidas en Colombia y al Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional que organicen y sirvan de relatores de los debates del encuentro.

Para el 8 de enero quedó fijada la entrega de las conclusiones del foro a las delegaciones que participan en unas pláticas que tienen como primer punto de su agenda precisamente el tema de la tierra y del desarrollo integral de los campos colombianos.

El Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera -pactado en La Habana en un encuentro previo- recoge cinco cuestiones y la implementación, verificación y refrendación de los logros del acercamiento.

Además del tema de la tierra, la agenda incluye la participación política, el fin en sí del conflicto armado, la solución al problema de las drogas ilícitas y la atención a las víctimas.

Hasta el momento, las pláticas han estado marcadas por el hermetismo y la discreción en torno a las discusiones de la mesa.

Solo la delegación de las FARC-EP realizó declaraciones o comentarios al llegar al Palacio de Convenciones en las seis jornadas de trabajo iniciadas el lunes 19 de noviembre.

Entre sus mensajes a la prensa presente en la instalación han estado el anuncio de dos meses -hasta el 20 de enero de 2013- de cese unilateral de acciones ofensivas y las demandas al presidente norteamericano, Barack Obama, para que indulte al guerrillero Simón Trinidad.

Trinidad, a quien designaron para integrar el equipo de las FARC-EP en las conversaciones, fue extraditado a Estados Unidos, donde lo condenaron en 2008 a 60 años de prisión.

La guerrilla también ha descartado la existencia de tensiones durante el diálogo, al cual ha calificado de “por buen camino y a buen ritmo”./PL

About these ads

Los comentarios están cerrados.