Lucha contra la pobreza es prioridad en Ecuador: Correa

Rafael Correa, Presidente de Ecuador

Quito, 10 ago (PL) El mayor imperativo moral de Ecuador y la humanidad es la lucha contra la pobreza, la gran vergüenza de nuestra América, afirmó hoy el Presidente Rafael Correa en su último informe a la nación durante su actual mandato.

“Todas nuestras energías sociales, materiales y espirituales deben estar enfocadas a denunciar y remediar esta situación de injusticia social”, dijo el mandatario en su alocución, en coincidencia con el 203 aniversario de la independencia nacional.

Aseveró que la opción preferencial de la Revolución Ciudadana por los pobres no es el asistencialismo o la caridad, y argumentó que se trata de atacar frontalmente y de raíz las causas de la inequidad y la injusticia.

“Para ello se necesitan revoluciones democráticas y pacíficas, es decir cambios radicales, profundos y rápidos de las estructuras políticas, sociales y económicas vigentes”, sentenció en una jornada solemne en la Asamblea Nacional.

Correa expresó su convicción de que este país es perfectamente gobernable, pero cuando se tiene a un gobierno no de traidores ni de entreguistas, sino cuando es como su pueblo, honesto, patriota y que hace lo que dice.

Afirmó el también economista que la pobreza socioeconómica es intolerable y se trata de un problema político, cuya solución pasa por el cambio en la correlación de fuerzas, por lo cual solo con una mejor distribución del ingreso se podrá acabar con el flagelo.

En Ecuador, sentenció, es posible acabar con ese flagelo solo con una mejor distribución del ingreso y los recursos sociales, incluso con la producción actual en el país.

Expuso que en estos años de gobierno de la Revolución Ciudadana se ha hecho mucho pero todavía faltaría mucho más, no obstante existen resultados históricos en esta lucha para la nación.

En esta etapa se redujo el índice de pobres por ingreso en más de 11 puntos porcentuales y la extrema pobreza llegó al 9.4 por ciento, con lo cual por primera vez en la historia republicana en más de dos siglos se alcanzan niveles por debajo del 10 por ciento.

El coeficiente de Gini, principal indicador de desigualdad, se redujo de 0.55 a 0.47, y gracias al crecimiento económico y mejor distribución del ingreso, que ubica la pobreza absoluta menor al 10 por ciento de la nación, equivalente a más de un millón 200 mil ciudadanos.

Sin embargo, dijo, no es posible decir que se alcanzó el plan del Buen Vivir ni dormir tranquilo en Ecuador mientras un solo ciudadano de la nación viva en esas condiciones.

Para eliminar esta situación consideró que se precisa de la voluntad política de convertir al Estado burgués en uno popular, con una opción preferencial para los pobres.

Enumeró que para erradicar el flagelo los más ricos deben pagar más impuestos y el ingreso debe financiar a través del gasto público la igualdad de oportunidades.

También los mercados deben ser gobernados en función de objetivos sociales, y debe existir la supremacía del ser humano sobre el capital y una adecuada utilización del acervo social público y privado, acotó.

JH

About these ads

Los comentarios están cerrados.