El gélido aliento del imperio del absurdo

Raúl Bracho
La diana imperial dibuja sus círculos rojos sobre el mapa de Siria. El estómago vacío pide un nuevo genocidio. Ya Libia esta siendo digerida,
hay que seguir depredando. “La primavera árabe” como la llama cínicamente Hillary Clinton, reclama a Siria.No les importa que Rusia  y China esta vez se antepongan a la nueva masacre, avanzan… La Francia retira su embajada y aun cuando China aumenta su apoyo, el imperio insiste en que se debe liberar a Siria para que disfrute de su
libertad y democracia sumisa y falsa, como acostumbra la dominación.

Navegan los portaviones en el estrecho de Ormuz, Siria  e Irán son la
nueva presa.. El imperio pide sangre, más sangre. Territorios de poder
que infaliblemente sentirán su atropellada embestida. Es la historia
cansada de esta humanidad atrapada en las garras del monstruo
capitalista.

El gélido aliento es regado en las redes sociales, en la poderosa
maquinaria mediática. Se sigue construyendo la matriz necesaria para
avanzar en el ataque. No se detendrán. La humanidad temblará al sentir
la tierra abrirse con el reventar de las bombas, amanecerá la guerra
regando con sangre y dolor en Siria o Irán, o Venezuela. No se
detendrán.

Nuevamente la sombra de la muerte será el head line de la prensa.
Desayunarás con sangre, con llanto, con gritos de dolor. El planeta de
todas y de todos seguirá desangrándose este año o el que viene, el
imperio devora, atrapa, persiste. Engaña.

Apuestan al cansancio de la revuelta popular, apuestan a derrocar los
gobiernos antiimperialistas que triunfan en nuestros continentes
centro y suramericanos. Apuestan a su maquinaria millonaria y poderosa
de fabricar mentiras. De engañar, de dominar. Apuestan al miedo, al
terror. Apuestan.

Cada mañana que abra su luz en el presente, cada día, es un espacio
necesario para esa lucha cotidiana que debemos dar. Cada día será para
unirnos en una sola fuerza planetaria. Entender que somos los
protagonistas de la victoria o del fracaso y la derrota final. Esta en
ti, en mi, en todas y todos, asumir con valerosa fuerza la lucha por
la sobrevivencia, por la paz, por la vida. Con palabras, con poemas, a
pedradas o a balazos, como haga falta, es necesario luchar.

El gélido aliento del imperio del absurdo lleva en sus fauces
malherida a la vida, o gana la muerte o ganamos los pueblos que
soñamos con la luz de la esperanza de un  nuevo amanecer de igualdad,
equidad y justicia. Esta en ti y está en mi, en cada indignado o
indignada, en cada niño o niña sin futuro ni planeta, en cada humilde
explotado, en cada ser por venir, en cada madre o padre.. en todos y
todas los que estamos vivos.

RM

About these ads

Los comentarios están cerrados.