Polémica peruana por posible impuesto a “comida chatarra”

Lima, 3 ene (PL) La posibilidad de crear un impuesto a la llamada “comida chatarra” para desalentar su consumo y cautelar así la salud, motiva hoy en Perú una polémica que involucra al gobierno, los médicos y los gastronómicos.

La idea fue lanzada por la entidad no gubernamental Prosalud, ante los crecientes efectos dañinos del consumo de ese tipo de comida, es decir de la que ofrecen generalmente cadenas de origen norteamericano o emuladoras locales, con alto contenido graso.

El ministro de Salud, Alberto Tejada, saludó la iniciativa, que no pasa de ser una idea para debatir, y planteó que lo recaudado con el nuevo impuesto serviría para costear la atención a pacientes con males causados por la ingesta poco saludable de la “comida chatarra”.

Para Tejada, el tributo desalentaría el consumo de alimentos de preparación rápida y masiva como las hamburguesas o el pollo frito y promovería hábitos más saludables y nutritivos entre la población.

Recordó que un tributo similar es aplicado al tabaco y al alcohol y subrayó la necesidad de combatir la ingesta de comida con alto contenido en grasas y colesterol, que promueve la sociedad de consumo.

“Queremos comida rica, sin renunciar a lo bueno y nutritivo. No queremos ser abolicionistas, pero creemos que comer rico, sano y de casa es todo un proceso”, puntualizó al reivindicar su obligación de velar por la salud de la población, incluso preventivamente.

En un país en el que la gastronomía es poco menos que una devoción, tenía que opinar el más exitoso cocinero, Gastón Acurio, dueño de cadenas de restaurantes aquí y de locales en varios países de América Latina y Europa, así como en Estados Unidos.

Acurio rechazó la idea, por considerarla “injusta, arbitraria, absolutista y atentatoria de la libertad” y alegó que es muy difícil determinar qué es comida chatarra.

Para el cocinero, es difícil diferenciar entre una hamburguesa artesanal y otra preparada masivamente y señaló que en Perú hay mucha comida saludable que pueden parecer chatarra y otra de tipo chatarra, que él no ofrece en sus locales, que se disfraza de saludable.

El presidente de la Sociedad Peruana de Cardiología, Mario Zubiate, declaró que es necesaria una política de salud que reoriente desde edad temprana los hábitos y fomente una alimentación saludable.

En un programa radial sobre salud, los participantes llevaron el asunto a extremos, al plantear la posibilidad de excluir de la gratuidad de la atención en los hospitales estatales y de la seguridad social, los males producidos por la ingesta de “comida chatarra”, por ser producto de la irresponsabilidad del paciente.

El ministro Tejada señaló que el problema es realmente grave, pues en Perú se han incrementado los casos de obesidad infantil, a consecuencia de la mala alimentación, lo que puede convertirse con el tiempo en un problema de salud muy grave, como ha ocurrido en Estados Unidos.

vc/jhd

About these ads

Una respuesta a “Polémica peruana por posible impuesto a “comida chatarra”

  1. Si estoy de acuerdo con el impuesto a este tipo de comidas. Esto permitirá recolectar fondos para el tratamiendo de enfermedades que ocasionan su consumo frecuente.