BOLÍVAR VIVE

Luis Britto García

Bolívar vive en su obra. Muerto en vida está quien no crea. Apenas existe aquel cuyos trabajos no le sobreviven. El creador vive mientras su obra subsiste. Tenemos la duración de nuestros proyectos. Se acostumbra el 17 de diciembre conmemorar una vida que pasó. Antes que deplorar lo perdido, hay que celebrar lo que perdura.BOLÍVAR MUERE

La batalla por la eternidad es como la que se libra por la vida: precaria e incesante. Bolívar muere cada vez que su nombre es invocado contra sus ideales.

BOLÍVAR VIVE

En los veinte millones de kilómetros cuadrados que ayudó a liberar.

BOLÍVAR MUERE

Cada vez que los imperios plantan banderas en las extensiones arrebatadas a México, en el territorio ocupado de Puerto Rico, en la superficie colonizada de las Malvinas, en las posesiones todavía coloniales o en las independizadas nominalmente pero aún sometidas a estatutos neocoloniales.

BOLÍVAR VIVE

En la prodigiosa geografía que guarda los más abundantes recursos de agua dulce, biodiversidad, energía y minerales del planeta; en las normas que confieren la propiedad de ellos a nuestros países, como el decreto que el Libertador expide en Quito el 24 de octubre de 1829, según el cual “las minas de cualquier clase corresponden a la República”.

BOLÍVAR MUERE

Cada vez que una porción del cuerpo no renovable de América es negociada con las transnacionales, entregada a cambio de baratijas, empeñada para adquirir lo superfluo, dada en prenda para legitimar depredaciones ambientales de los monopolios, librada a la contaminación o el saqueo o privatizada para la apropiación exclusiva y privada de empresas o de etnias.

BOLÍVAR VIVE

En el sin tierra, en el sin trabajo, en el sin techo, en el sin pan, en el marginado, en el excluido, en el indocumentado, en el exiliado, en el esclavo de la maquila, en el espalda mojada, en el exiliado, en el secuestrado, en el desaparecido, en el falso positivo.

BOLÍVAR MUERE

En los parlamentos que retiran derechos sociales, en los gobiernos que inmunizan a las maquilas contra impuestos y leyes laborales, en los sindicatos vendidos a los patronos, en los gremios patronales que disimulan la relación de trabajo tercerizándola con intermediarios fantasmas.

BOLÍVAR VIVE

En el artículo 1 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que proclama como derechos irrenunciables de la Nación la independencia, la soberanía, la inmunidad, la integridad territorial y la autodeterminación nacional.

BOLÍVAR MUERE

Cada vez que un juez sentencia que la soberanía de Venezuela no es absoluta y que la República no tiene inmunidad ante jueces, árbitros y verdugos extranjeros.

BOLÍVAR VIVE

Cuando nuestros países se retiran de los organismos que someten su soberanía y sus contratos de interés público a las sentencias de dependencias del Banco Mundial o de juntas arbitrales al servicio de los consorcios.

BOLÍVAR MUERE

En el momento en que un gobierno arroja sobre su pueblo una Deuda impagable para costear superfluidades. En el instante cuando un Poder Legislativo sanciona Infames Tratados contra la Doble Tributación, que inmunizan a las transnacionales contra el pago de impuestos en nuestros países y obligan al pueblo a pagar la carga tributaria que los capitales extranjeros eluden. En la norma tributaria recesiva, que castiga a quienes ganan poco o nada y exime a quienes ingresan fortunas.

BOLÍVAR VIVE

Cuando nuestros países denuncian falsos tratados de libre comercio, similares al que el Libertador denuncia el 27 de octubre de 1825 en carta al vicepresidente Santander desde Potosí: “El tratado de amistad y comercio entre Inglaterra y Colombia tiene la igualdad de un peso que tuviera de una parte oro y de la otra plomo. Vendidas estas dos cantidades veríamos si eran iguales. La diferencia que resultara, sería la igualdad necesaria que existe entre un fuerte y un débil”.

BOLÍVAR MUERE

Cuando las disposiciones de Tratados de Libre Comercio unánimemente rechazados, como el ALCA, se infiltran de nuevo a través de acuerdos bilaterales, Tratados de Promoción y Protección de Inversiones, vergonzosas cláusulas inconstitucionales en los contratos de interés público y acuerdos de intercambio mercantil con países que a su vez tienen Tratados de Libre Comercio con los imperios.

BOLÍVAR VIVE

En el miliciano que toma las armas para imponer la soberanía popular o defenderla.

BOLÍVAR MUERE

Cada vez que en “la cuarta parte del mundo” que él liberó se implantan bases militares extrañas a la región, se suscriben tratados de asistencia militar al imperialismo, se crean escuelas imperiales de contrainsurgencia o misiones castrenses para tutelar nuestras milicias, se financian con fondos del Imperio desmesuradas maquinarias militares que atentan contra el equilibrio estratégico de la región, se libran guerras fratricidas en el exclusivo interés de las transnacionales, se lanzan agresiones programadas, apoyadas y dirigidas por los imperios, se crean fuerzas paramilitares para encubrir el terrorismo de Estado, se admite la injerencia de fuerzas policiales o parapoliciales foráneas, se envían latinoamericanos como carne de cañón de tropas auxiliares o mercenarias para pelear las guerras imperiales en los confines del mundo.

BOLÍVAR VIVE

En el saboteado Congreso Anfictiónico de Panamá, en su plan de 1826 de “una federación entre Bolivia, el Perú y Colom, más estrecha que la de los Estados Unidos, mandada por un presidente y vicepresidente y regida por la constitución boliviana, que podrá servir para los estados en particular y para la federación en general, haciéndose aquellas variaciones del caso. La intención de este pacto es la más perfecta unidad posible bajo de una forma federal”. El Libertador revive en los proyectos de unión latinoamericana de Eloy Alfaro y Cipriano Castro, Augusto César Sandino, en el Mercosur, en el Alba, en Unasur, en la Celac, en todos y cada uno de los esfuerzos de latinoamericanos y caribeños para reconocernos como la gran nación que somos y seremos.

BOLÍVAR MUERE

En la conspiración secesionista de la Cosiata, en el desmembramiento de la Gran Colombia y de Centroamérica, en las tentativas de fraccionar nuestros países invocando coartadas regionales o étnicas, en Organizaciones No Gubernamentales que operan como subsidiados lacayos de potencias foráneas, en el servil panamericanismo, en las organizaciones constituidas como Ministerios de Colonias de los Imperios que pretenden manejar nuestros gobiernos, nuestros tribunales, nuestras economías, nuestras conciencias.

BOLÍVAR VIVE

En los sistemas educativos gratuitos para todas las clases sociales y centrados en el aprendizaje por la experiencia y la investigación preconizados por Simón Rodríguez; en la participación política fundada en el conocimiento y no en la propiedad instaurada en la primera Constitución de Bolivia; en la artillería del pensamiento que divulga, examina, critica y debate.

BOLÍVAR MUERE

En los sistemas educativos con tarifa sólo para privilegiados, tutelados por burocracias imperiales o clericales; en el conocimiento tratado como mercancía; en el mecanismo de patentes concebido como penitenciaría de la esclavitud mental, en los medios al servicio de intereses foráneos u oligárquicos que sólo difunden contenidos falaces o importados.

BOLÍVAR VIVE

En quien inventa, en quien crea, en quien se interroga, en quien afana la conciencia sobre el enigma inagotable de lo americano.

BOLÍVAR MUERE

En quien copia, en quien imita, en quien remeda, en quien caletrea, en quien plagia, en quien abomina de su propio ser, en quien claudica.

BOLÍVAR VIVE

¡Viva Bolívar!

RM

About these ads

Una respuesta a “BOLÍVAR VIVE

  1. Que bueno que bueno Luis,seguiremos adelante con el ideario de nuestro maximo lider Simon Bolivar
    Henry Cabrera