Sobre el retorno de Chávez

Lizkel Chacín.

Como siempre suele hacerlo en sus emotivos discursos, el Presidente Chávez nos estremeció al comunicarnos el inicio de otra de sus batallas quizás la más dolorosa tanto para él como para su pueblo. La lucha por la vida no será la última de eso estamos completamente seguros. No hay adversidad que detenga la voluntad, la conciencia, el amor y muy particularmente el camino que ha construido nuestro Comandante Presidente en favor del pueblo venezolano, de los pueblos del continente americano y del mundo.

Chávez es hoy sinónimo de pueblo, de revolución, fuerza, conciencia y pasión para quienes le admiramos; locura, odio, tortura, rabia y descontrol para quienes le adversan. Así que ese volcán de sentimientos contrastados seguirá trascendiendo, seguirá en ebullición en las mentes de muchos, seguirá siendo como hasta ahora ha sido, noticia e historia contemporánea.

Nos toca sin embargo hacer varias reflexiones, como bien lo señaló el Presiente Chávez en su discurso desde Cuba durante su recuperación. Por experiencia sabemos que las dificultades incluyendo las enfermedades que nos creamos, son lecciones de vida o bien aprendizajes para transformar y fortalecer nuestras vidas.

Tela para seguir cortando

A 200 años de nuestra Independencia del yugo español, pudiéramos decir que el momento histórico que vivimos los venezolanos, es crucial, decisivo y nada fácil sobre todo de cara a las elecciones presidenciales el venidero año 2012.

Lo primero que tendríamos que reflexionar de manera introspectiva o bien con una la mirada interna y crítica son los posibles escenarios políticos y sociales en el futuro inmediato.

¿Qué pasaría en Venezuela sin la figura del Presiente Chávez desde la presidencia de la República ahora con una salud delicada, de cuidado?, ¿quiénes serían los candidatos del chavismo o formulas del chavismo que de una u otra forma iniciarán esta nueva cruzada política, cuando sabemos que de entre sus seguidores no existe ninguno con la proyección, aceptación, carisma y popularidad del Presidente Chávez?. No porque carezcan de capacidad o compromiso, sino porque el Presidente Chávez es sencillamente insustituible.

La continuidad del chavismo sin la figura de Chávez sería en las primeras de cambio, inaceptable, particularmente para un pueblo que cree más en él, que en su equipo de gobierno, en sus alcaldes y gobernadores. Sin embargo, estamos llamados a hacerlo. Tenemos que pensar en todas las posibilidades para darle continuidad al proyecto bolivariano.

En lo particular, prefiero un Chávez que esté entre nosotros, vivo, con el que contemos desde el acompañamiento, la asesoría, motorizando la revolución desde “fuera” si es preciso, a un Chávez que ya no esté entre nosotros. El Presidente está obligado a cuidarse y nuestro deber es cuidarlo haciendo más contundente nuestro compromiso por el país.

Debemos revisarnos, revisar las debilidades y errores que hemos tenido, los cuales no podemos solapar y que están haciendo mucho daño. El entorno del Presidente debe ser depurado de muchos disfraces, quienes disfrutan de privilegios y danzan al son de mentiras aupadas por otros, apoyados en el compadrazgo, halando aquí y allá con labias brillantes. Sabemos quiénes son, revisemos sus obras. Ahí están, como parásitos pegados al Presidente, haciéndose a la sobra del Presidente, cuando la verdad es que están metiendo la pata hasta el fondo.

Desde ya tenemos por delante retos importantes y actuaciones decisivas. Los cambios acelerados e inesperados que estamos enfrentando así nos lo exigen. Nos lo exigen también, las maniobras peligrosas que sectores oposicionistas tanto internos como externos no tardarán en asomar a medida que nos acerquemos a la fecha electoral. Entre otras razones porque los candidatos de la oposición hambrientos de poder y deseosos del protagonismo en la próxima contienda, no terminan por presentar un modelo de país distinto, alternativo, que convenza. No tienen líderes a la altura de Chávez.

Otros aspectos que debemos evaluar los venezolanos son los relacionados a los proyectos estratégicos para el país. El tema energético, ahora con la campaña del racionamiento eléctrico y las perversas sanciones norteamericanas en contra de nuestra principal industria; el tema de la Misión Vivienda; así como la producción agroindustrial y agroalimentaria; el tema de la seguridad nacional e internacional que no deja de ser preocupante incluyendo la amenaza norteamericana latente sobre nuestro país, entre otros.

Esta es la fase a mi juicio no del “Retorno de Chávez” únicamente, como el mismo lo bautizó, se trata del retorno de la desconcentración en todo sentido; de la autogestión y la reorganización popular; la formación profunda, la contraloría social con manos firmes y fundamentadas en las recientes leyes del poder popular; la fase del retorno de la unidad para que sean fortalecidos otros líderes jóvenes y “frescos” que den continuidad al proyecto bolivariano.♦

About these ads

Los comentarios están cerrados.