Puerto Rico/ Revolución

Pasaporte boricua

Fufi Santori

¡Qué bueno es el diccionario! Las imágenes que ví por televisión mostrando a estudiantes universitarios siendo maseteados por policías cuya presencia en el campus de Río Piedras provoca y garantiza un ambiente de conflicto y violencia, me sugerían la palabra REVOLÚ con sus acepciones de ‘sal pa’ fuera’ y caos.

Otras palabras vulgares me venían a la mente para identificar lo que estaba viendo siendo la más decente: berenjenal. Pensar que un gobierno, cualquier gobierno, haya podido propiciar el que su institución más importante, por ser fuente y custodio de la inteligencia, cultura y conciencia de una nación, sea violada por la fuerza bruta, es concluir que quienes gobiernan a Puerto Rico NO PIENSAN.

Tratando de entender lo inexplicable busqué en el diccionario la palabra REVOLÚ y dí con la que completaba el rompecabezas: REVOLUCIÓN. Dice la Real Academia que se trata de: “ cambio violento en las instituciones políticas, económicas o sociales de una nación”. Eso es exactamente lo que ha venido haciendo el Partido Nuevo Progresista desde que lograra el control absoluto del aparato gubernamental.

Asociado el término revolución con los movimientos izquierdistas reivindicadores de la desigualdad económica, los derechos humanos e injusticias sociales, estos ‘revolucionarios’ guían por la derecha; en contra del ‘tránsito’. En contra del Pueblo.

Sin espacio para enumerar y criticar barbaridades como el atropello contra el Colegio de Abogados, fundado en 1840 y un lapsus de lengua como el decir en España que los puertorriqueños somos estadunidenses, concentraré mis críticas sobre lo que pasa en nuestra Universidad.

Mi hija mayor, tratando de terminar sus estudios doctorales me llamó angustiada para decirme: “ Papi, el sábado vine a la Upi y en cada esquina habían policías. ¿Habías visto tu algo igual?” Nunca , hija mía nunca.

Hace tres meses, por este medio, le pedí al Gobernador Fortuño que sacara la policía del campus universitario.

De entonces para acá se lo ha pedido medio mundo. ¿ A quién se le ocurrió esa idea? Lo dije entonces y lo repito ahora: la mera presencia de la fuerza policiaca en la Universidad es una PROVOCACIÓN permanente que, a medida que pase el tiempo aumentará el número y la voluntad combativa de los huelguistas y protestantes que ya se perfilan como una fuerza CONTRAREVOLUCIONARIA que se extenderá más alla de los muros universitarios para afectar la vida y hacienda de toda la sociedad puertorriqueña.

A todo este gobierno les digo: ¡NO SEAN BRUTOS!

Y no crean que se los digo para ofenderlos. Es que ALGUIEN, algún ser con algunos ‘dedos de frente’ tiene que darse cuenta de que ya no se trata de $800 pesos ( que hace tiempo los debieron haber buscado y encontrado) sino que están macaneando la INTELIGENCIA, LA CULTURA, LA CONCIENCIA NACIONAL ( que existe, coño) y todo lo que se resume en la bandera monestrellada, la nuestra, la puertorriqueña, LA QUE NO BAJARON.

Los policías también son puertorriqueños. Y no son malos; pero están entrenados para agredir con toda la fuerza superior de sus molleros y de sus armas. No están entrenados para pensar sino para actuar y para hacerlo violentamente. Siguen ellos las órdenes de quienes se suponen sean la inteligencia que piensa, analiza, enjucia correctamente y a la postre DECIDE.

¿DONDE ESTA ESA INTELIGENCIA? ¿En Figueroa Sancha? ¿En Rodríguez Ema? ¿En Mc Clintock? ¿En De la Torre? ¿ En Guadalupe? NO. NO. NO.

Tiene que ser LUIS FORTUÑÓ. Ahí tiene que estar la inteligencia, el buen juicio, la sensibilidad, la autoridad, la decisión; LA SOLUCIÓN FINAL.

Por favor: Señor Gobernador, saque la policía de la Universidad.Ω

 

About these ads

Los comentarios están cerrados.