Pretenden aumentar la edad de mínima de jubilación a 62 años Casi 1 millón de franceses protestaron contra la reforma de pensiones

Periódico La Jornada
Miércoles 8 de septiembre de 2010, p. 28

París, 7 de septiembre. Francia vivió una jornada de protestas que paralizó el país, como medida de presión en contra del proyecto de reforma al sistema de pensiones impulsado por el presidente Nicolás Sarkozy, que busca aumentar de 60 a 62 años la edad mínima de jubilación y de 65 a 67 para retirarse con pensión completa.

En París se vieron largas filas a causa de la reducción de los servicios de metro y trenes regionales; se anularon cerca de una cuarta parte de los vuelos desde y hacia la capital; las escuelas y empresas también se vieron afectadas por la protesta, convocada por ocho sindicatos.

Más de un millón de personas, según el gobierno, y cerca de 3 millones, según los sindicatos, tomaron el martes las calles de Francia en una nueva jornada de protestas y huelgas contra el proyecto del presidente Sarkozy de elevar la edad mínima de jubilación. Oficinas de la agencia de noticias Afp en el interior del país dieron cuenta de manifestaciones más multitudinarias que las del 24 de junio, cuando se movilizaron entre 800 mil y 2 millones de personas.

En París, una imponente columna encabezada por los principales dirigentes sindicales partió de la Plaza de la República, a primera hora de la tarde, detrás de una enorme pancarta que rezaba: Jubilaciones solidarias, empleos, salarios, un problema social.

Banderolas y globos multicolores de los gremios salpicaban en la tarde nublada las columnas de manifestantes, con nutrida presencia femenina, como un grupo de siete compañeras de trabajo procedentes de la periferia sur de París dispuestas a defender la jubilación a los 60 años, conquista emblemática de la presidencia del socialista François Mitterrand (1981-1995).

La jornada de protestas comenzó con una huelga en la administración –hospitales, correos, empleados y docentes– y los transportes públicos –trenes, autobuses y subterráneos–, transporte aéreo, servicio audiovisual público y sector privado como bancos o empresas, entre ellas, la petrolera Total.

El cese de actividades osciló entre 22 y 42 por ciento, según responsables de las empresas estatales, y 80 por ciento, según los sindicatos.

Esta movilización hará reflexionar al gobierno, afirmó el secretario general de la Confederación General del Trabajo, Bernard Thibault, apuntó que el miércoles se analizarán los pasos a seguir y no descartó un llamado a huelga general.

El gobierno afirma que la reforma es necesaria para salvar el sistema de pensiones amenazado por el aumento de la esperanza de vida y las consecuencias de la crisis económica, que triplicó en 2010 el déficit del sistema de jubilaciones a 32 mil millones de euros (39 mil millones de dólares), según datos de un organismo independiente.

Francia, con más de 15 millones de jubilados, es uno de los países europeos donde la edad mínima para tener derecho a jubilarse es más baja, aunque sólo si se trabajaron 40 años.

Por conducto de responsables de su partido, la UMP, el jefe de Estado indicó el martes que se mantendrá firme en el aumento de la edad mínima, principal punto de una reforma considerada prioridad absoluta para lo que resta de su mandato, hasta 2012.

rm

About these ads

Los comentarios están cerrados.